discover our V.D.R.
Las Pymes presionadas en la carrera hacia la digitalización
Julio 2020

Las Pymes presionadas en la carrera hacia la digitalización

Proyectar y diseñar sin miedo al fracaso

Capterra, compañía de rating de proveedores de software reconocida a nivel mundial realizó el mes pasado una encuesta con un resultado sorprendente sobre la compra de software, en la que participaron 6 países europeos (Francia, Alemania, Gran Bretaña, Italia, España y Holanda) y se entrevistaron a 2.277 personas provenientes de pequeñas y medianas empresas.

Las entrevistas se llevaron a cabo en el período comprendido entre el 15 al 19 de Mayo de este año y las respuestas de los decisions makers, es decir, de las figuras operativas que influyen en las compras (Manager, Senior Manager y Directores), muestran una visión probablemente muy diferente de lo que podríamos haber sido si Covid-19 no hubiera existido nunca.

De hecho, el 52% de las pymes involucradas han declarado que tenían que haber implementado y / o planificado más rápidamente las compras de software nuevo, decisivas para garantizar la continuidad del negocio, las comunicaciones y la colaboración remota con clientes y colegas. Algunos incluso han aumentado su gasto hasta un 50 % en soluciones digitales definidas por los encuestados como "particularmente esenciales" (45%) o "absolutamente esenciales" (42% !!) para garantizar la supervivencia y competitividad de las empresas.

Pandemia y solidaridad digital para impulsar la transformación digital

Ciertamente, la crisis de Covid ha suscitado nuevas necesidades para las empresas: en algunos casos de familiarización / adopción en el sentido de que era un primer enfoque tímido a lo digital, en otros de implementación / verticalización para indicar que se trataba de empresas que ya habían planeado compras de soluciones digitales y han terminado por implementarlas. Por otro lado, muchos proveedores, con el espíritu de #solidaridaddigital, han ofrecido gratuitamente muchas herramientas útiles para hacer frente a la emergencia: desde software para smartworking / teletrabajo seguro, a aquellos que permiten la gestión de reuniones, a programas para garantizar procesos organizacionales corporativos, incluyendo a menudo incluso la formación y asistencia que en España son vitales para apoyar verdaderamente a las PYMES.


Según la encuesta, este es un período en el que las PYMES están haciendo valoraciones a largo plazo en lo que se refiere a inversión en software. No solo para afrontar las dificultades del momento, sino para establecer bases sólidas dentro de cada Compañía en términos de transformación digital. Y si el 39% todavía está estudiando e investigando el aspecto digital en general, el 31% ya es consciente de la indispensabilidad de "ser digital" y ya está en el proceso de exploración y evaluación de las soluciones digitales que adquirirá.

Formación y competencias digitales: áreas para tener en cuenta y en las que es necesario invertir

Junto con la elección del software que se ha implementado en la empresa, las pymes inevitablemente han tenido que enfrentarse al peligro de los ciberataques, el cual ha aumentado debido al incremento en el uso de redes privadas inseguras y la falta de una formación adecuada. Durante el periodo de la emergencia COVID, las Compañías se vieron obligadas a "encontrar" soluciones rápidas, para garantizar que sus empleados pudieran trabajar desde sus casas. Esto supuso la adopción apresurada y a veces descuidada, de herramientas a menudo inseguras desde el punto de vista de la protección de datos y documentos. Lo que ha generado diferentes grados de concienciación sobre el "mundo de la seguridad cibernética" y la formación que ello requiere: algunas personas han comenzado a familiarizarse con algunas siglas como, por ejemplo: VPN, o con problemas como el phishing, otros aún no han tenido el tiempo para adaptarse en estos pocos meses, para poder enfrentarse con serenidad al impacto que supone trabajar en remoto.

El Índice DESI : ¿es hora de apostar por el capital humano?

Nuestro pensamiento inevitablemente va a ese puesto nº25 (de 28) que ocupa Italia en los datos recientemente publicados por la UE de la última edición del índice Desi (Índice de Economía y Sociedad Digital) que monitorea el grado de digitalización económica y social a nivel europeo. De hecho, Italia, tristemente a la cabeza delante de Rumanía, Grecia y Bulgaria, petrificada en una posición de la "Edad Media digital". De todos los parámetros tomados en consideración por el Informe, quizás lo más preocupante para Italia es precisamente la falta de competencias digitales (desde el uso de Internet hasta las habilidades digitales más avanzadas que le permiten utilizar los servicios en línea) que la relega al último lugar en Europa y que parece inhibir su salto cultural decisivo y las acciones relacionadas que marcarían la diferencia. Y todo esto a pesar de que en Italia, especialmente en el período Covid, se pusieron en marcha muchas iniciativas de e-governament (servicios públicos digitales dirigidos a escuelas, atención médica y procedimientos en línea simplificados) para los ciudadanos y, la Agencia para Italia Digital propuso a los grandes y pequeños players del mundo digital, que ofreciera sus servicios de forma gratuita con el propósito de difundirlos más aún y facilitar su penetración en el tejido de las PYMES.

España se sitúa este año en el puesto 11 de los 28 con unos datos en la línea con los del año pasado y con niveles muy avanzados en campos como la conectividad o la prestación de servicios digitales públicos. Sin embargo, debe hacer un esfuerzo para avanzar en su digitalización porque sigue por debajo de la media europea en ámbitos como las competencias digitales de los ciudadanos, donde tiene un "rendimiento relativamente débil" y en digitalización de las empresas, especialmente pymes. Estos resultados del DESI son de antes de la pandemia del coronavirus: ¿habrían sido los mismos si el estudio se hubiera realizado después de la experiencia digital que ha supuesto el brote del Covid-19? Lorena Boix Alonso, Directora en funciones de Política Estratégica y Participación de DG Connect (Comisión Europea), se muestra convencida que el índice de digitalización de España hubiera subido unos cuantos puntos, incluido el de las pymes. Además, ha resaltado que la pandemia del Covid-19 "ha sido y está siendo un gran drama humano y económico", pero ha remarcado que éste hubiera sido "mucho peor" si no fuera por la tecnología y el ámbito digital.

Y esta resistencia al uso de la web, trae consigo consecuencias en la relación que los españoles tienen con la red. Esta es la razón por la cual la formación en nuestro capital humano es probablemente la dimensión en la que hay que invertir tiempo y recursos, para quitarnos definitivamente ese prejuicio negativo de "inseguridad en la red” que todavía nos aprisiona. Es por ello, que deberíamos en un horizonte a corto plazo concentrar esfuerzos concretos y creativos para avanzar, paso a paso, hacia la liberación de la insuficiencia digital.

SG